Amibas mortales en el agua

Cierto tipo de amibas, presentes en aguas contaminadas, pueden llegar al cerebro a través de la nariz y causar la muerte.

Una investigación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por su sigla en inglés) sugiere que las duchas nasales con agua corriente sin tratar habrían sido la causa de muerte de dos residentes de Luisiana en el 2011.

Las muestras de agua corriente de ambos hogares contenían Naegleria fowleri, un tipo de amiba que pasa de la nariz al cerebro y produce infecciones fatales.

Los habitantes de Luisiana fallecidos, un hombre de 28 años y una mujer de 51 años, habían utilizado “rinocornios” para lavarse los senos paranasales. Los científicos piensan que, sin saberlo, le habrían favorecido a la amiba el camino hacia el cerebro.

En el medio líquido y cálido dentro del cráneo, la N. fowleri comenzó a multiplicarse y a alimentarse del cerebro, lo que hizo que los huéspedes murieran en pocos días, según explicó Jonathan Yoder, epidemiólogo de los CDC de Atlanta.

“Aunque es una enfermedad muy rara, es muy trágica para las víctimas y sus familias”, indicó.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) difundió este mes una advertencia para que la población no use los rinocornios con agua corriente sin tratar porque tendría bacterias y otros microbios. El ácido estomacal los elimina, pero la nariz y los senos paranasales no.

Los primeros signos de peligro surgieron en junio del 2011, cuando un residente del sur de Luisiana desarrolló un dolor de cabeza intenso. Su cuello se puso rígido, le dolía la espalda y empezó a vomitar intermitentemente, según publican los CDC en Clinical Infectious Diseases.

Al día siguiente lo llevaron a un hospital de Nueva Orleans con fiebre y a pesar de recibir inyecciones de antibióticos potentes, se lo declaró con muerte cerebral y murió a los tres días de la aparición de los primeros síntomas.

Unos meses después, una mujer del norte de Luisiana debió ser internada después de tres días con fiebre alta y vómitos. También sentía rigidez en el cuello y letargo. Murió en el hospital a los cinco días.

Los CDC determinaron que ambos habían muerto por meningoencefalitis amibiana primaria (MAP) debido a la N. fowleri. Yoder comentó que los CDC ven sólo unos pocos casos de MAP por año y que casi todos son por nadar en lagos u otras aguas sin tratar.

Pero familiares de las víctimas informaron que no habían tenido contacto con otro tipo de agua que no fuera de la casa durante las semanas previas a las muertes.

Dado que ambos residentes utilizaban rinocornios y que se encontró N. fowleri en el agua corriente, Yoder concluyó que es probable que las duchas nasales hayan sido la causa.

Para que las duchas nasales sean seguras, las autoridades de salud pública recomiendan utilizar agua estéril o destilada, o agua corriente hervida durante por lo menos tres minutos y refrigerada posteriormente.

Deja un comentario