Adolescentes que fuman cigarros mentolados son propensos al tabaquismo crónico

La edad media de inicio en el consumo de tabaco son los 13 años

Los adolescentes que experimentan con cigarrillos con mentol son más propensos a volverse fumadores que los que prueban la versión tradicional. En un estudio realizado por James Nonnemaker, del instituto de investigación RTI International, Research Triangle Park, Carolina del Norte, sobre miles de estudiantes de escuela secundaria de EUA, hallaron que los participantes que fumaban cigarrillos con mentol eran un 80%  más propensos que el resto a volverse fumadores en los próximos años.

El mentol se agrega a los cigarrillos para darles un sabor “refrescante”. Los detractores critican que su uso vuelve más atractivo el sabor de los cigarrillos para los nuevos fumadores, lo que promueve la adicción. El estudio aporta una prueba más de que los cigarrillos con mentol son un factor de riesgo potencial para que los menores de edad se conviertan en adultos fumadores.

Los resultados del estudio se publicaron en la revista Addiction.

Los resultados surgen de una encuesta realizada durante tres años a más de 47.000 alumnos del nivel medio y secundario de EUA; casi 1800 habían comenzado a fumar durante la primera o la segunda encuesta y un tercio había optado por los cigarrillos de mentol.

Al tercer año, más de la mitad de esos experimentadores había dejado de fumar, mientras que un tercio seguía fumando ocasionalmente y un 15% era fumador habitual.

Los adolescentes que habían comenzado a fumar con cigarrillos con mentol tenían un 80%  más de posibilidad de ser fumadores regulares, aun tras considerar la edad, el género y la etnia.

Los resultados coinciden con la noción de que los cigarrillos con mentol promueven la adicción al tabaco en los más jóvenes debido a las “características sensoriales” del mentol.

En el 2011, una comisión asesora de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EUA, afirmó que sacar de la venta los cigarrillos mentolados beneficiaría a la salud pública. Pero la literatura médica varía en cuanto a sus efectos, versus los efectos de los cigarrillos comunes.

Claro que no fumar es la decisión más inteligente, sus riesgos van más allá del cáncer pulmonar, los CDC aseguran que fumar cualquier tipo de cigarrillo aumenta entre dos y cuatro veces el riesgo de padecer cardiopatías.

Fuente: Addiction

Deja un comentario