Adelgazar es importante para los hombres

Hay muchas buenas razones para perder peso, pero usted puede tener una prioridad, puede ser su salud, su autoestima

Se pensaba que la imagen corporal era una “obsesión” femenina, pero un sondeo llevado a cabo en Inglaterra revela que los hombres están tan preocupados por su apariencia corporal como las mujeres.

En la encuesta realizada por la Universidad del Occidente de Inglaterra, cuatro de cada cinco hombres confesaron sentirse descontentos con su cuerpo.

Los investigadores del Centro de Investigación de la Apariencia de la Universidad del Occidente de Inglaterra, analizaron las respuestas de 384 varones con una edad promedio de 40 años.

Encontraron que los problemas que causaban más insatisfacción entre los entrevistados eran su “panza cervecera” y su falta de musculatura.

35% de los que respondieron dijeron que darían un año de su vida a cambio de lograr un peso o forma corporal ideal.

El análisis de los resultados del estudio muestra que 80% de los hombres encuestados se involucraba regularmente en conversaciones sobre su cuerpo y el de los demás. El asunto que más obsesiona a los hombres, al parecer, es su musculatura, el 60% de los encuestados afirmó que sus brazos, pecho y estómago no eran suficientemente musculosos.

Este deseo de tener más masa muscular puede explicar porqué uno de cada cinco hombres ecuestados estaba siguiendo una dieta rica en proteínas, y uno de cada tres utilizaba suplementos de proteínas.

La Dra. Philippa Diedrichs, que dirigió el estudio, explica que estas pláticas corporales que sostienen los hombres sobre su cuerpo reafirman un ideal poco realista de belleza que apoya la delgadez y la musculatura.

Se necesita establecer una estrategia de colaboración para promover un ambiente que valore la diversidad de la apariencia y promueva una imagen corporal sana.

La Dra. Diedrichs agrega que no se trata de alentar la obesidad, se trata de realizar un esfuerzo de no trivializar el problema de una imagen corporal negativa, que es un problema serio en nuestra sociedad y es un factor de riesgo clave en el desarrollo de los trastornos de alimentación.

Deja un comentario