Vinculan pobreza persistente con bajo nivel cognitivo

Las carencias y limitaciones a los bienes económicos disminuye los recursos mentales de las personas

  
La función cognitiva se ve disminuida por el esfuerzo constante, cuando un individuo debe afrontar problemas financieros persistentes se queda con menos recursos mentales.

Un estudio presenta la perspectiva sobre las causas de la pobreza persistente, el trabajo, en el que participaron las universidades de Princeton y Cambridge, además de otros dos centros ingleses y canadiense, asegura que las personas de escasos recursos tienen más probabilidades de cometer errores y tomar malas decisiones que pueden aumentar y perpetuar sus problemas financieros.

Este hecho se explica, porque la función cognitiva de una persona se ve disminuida por el esfuerzo constante, y cuando un individuo debe afrontar problemas financieros persistentes se queda con menos “recursos mentales” para centrarse en asuntos complicados, indirectamente relacionados, tales como la educación, la capacitación para el trabajo e incluso la organización de su tiempo.

Los científicos llegaron a esta conclusión a partir de dos experimentos. Un primer estudio se realizó en un centro comercial de Nueva Jersey en EUAy el segundo en dos distritos agrícolas de la India.

Cuando los escenarios financieros que presentaban no eran demasiado exigentes, el rendimiento en las pruebas cognitivas fue idéntica para pobres y ricos. Solo cuando los escenarios financieros exigen más atención los pobres obtienen peores resultados que los acomodados en las mismas pruebas, comenta el Dr. Eldar Shafir, investigador de la Universidad de Princeton.

En promedio, las personas preocupadas por problemas de dinero exhibieron una disminución de la función cognitiva similar a 13 puntos en el coeficiente intelectual, o la pérdida de toda una noche de un sueño reparador.

Los científicos presentaron a 101 compradores en el centro comercial cuatro escenarios hipotéticos que describían problemas financieros que podrían experimentar, tales como tener que pagar por la reparación de un coche. Mientras sopesaban cada escenario, los participantes llevaron a cabo tareas simples que fueron computarizadas para medir la función cognitiva.

A las personas con ingresos bajos les fue bien en las tareas si el costo de reparación hipotético era bajo, pero no si este costo era alto. Por otro lado, los participantes con ingresos mayores se desenvolvieron bastante bien en ambas condiciones.

El otro estudio de campo en India obtuvo la misma conclusión. Los investigadores descubrieron que los campesinos de cultivo de caña de azúcar sometidos a las pruebas, desempeñaron significativamente peor las tareas cognitivas antes de sus cosechas, que es cuando se encontraban bajo estrés financiero, en comparación a después, cuando ya se les había pagado por ellas.

Ambos estudios tuvieron condiciones de control muy cuidadosas, estos resultados no pueden explicarse por motivos de estrés, nutrición, esfuerzo laboral o tiempo disponible.

La estrategia que proponen los científicos para que las personas pobres puedan mejorar esta situación de desigualdad es la elaboración de planes de ingresos regulares, en lugar de ingresos esporádicos, es la creación de depósitos automáticos, ahorro por defecto, avisos adecuados, etc., que alivien parte de la carga intelectual. Los resultados del estudio se publicaron en la revista Science.

Las personas pobres están obligadas a cometer más errores y pagar más caro por ellos. Además, habitan en contextos que no están diseñados para ayudarles.

Deja un comentario