Trastorno por déficit de atención: papel de la dopamina

El trastorno por déficit de atención, TDA, es un padecimiento común que interfiere con el aprendizaje de los niños en edad escolar. Se descubrió una disminución de la dopamina en estos niños.


El trastorno por déficit de atención es una patología que implica un desequilibrio a nivel de los neurotransmisores cerebrales, recientemente se descubrió el papel fundamental de la dopamina en el desarrollo del TDA.


El Dr. Gene-Jack Wang, médico nuclear del Brookhaven National Laboratory de los Estados Unidos revela que los informes más recientes apuntan a que la gente con trastorno por déficit de atención con hiperactividad tiene un deficiente desempeño de los receptores de dopamina y que el funcionamiento de todo el circuito de dopaminas en el cerebro es deficiente.

La dopamina es un químico fundamental para la vida humana y el Dr. Wang explica que cumple con tres funciones en nuestra vida, una tiene que ver con nuestra movilidad, con nuestra capacidad de movimiento; la otra función tiene que ver con nuestra motivación, el que queramos hacer cosas y la última función tiene que ver con nuestro sentido de recompensa, de satisfacción.

El trastorno por déficit de atención es una patología que implica un desequilibrio a nivel de los neurotransmisores cerebrales, recientemente se descubrió el papel fundamental de la dopamina en el desarrollo del TDA.

Al existir un desequilibrio a nivel de las sustancias cerebrales, el niño con trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad debe modificar sus hábitos: es importante fomentar la actividad física, especialmente el ejercicio aeróbico ya que contribuye a mejorar la circulación sanguínea del cerebro y a modular la química cerebral, como es el caso de la dopamina. El Dr. Wang menciona que el ejercicio mejora la baja función de las dopaminas en los niños con trastorno por déficit de atención. El ejercicio también mejora el autocontrol y la conducta de los niños con TDAH.

Además del ejercicio el niño debe disminuir su ingesta de dulces, ya que aumentan la hiperactividad. Es común que alguno de los padres de un niño con TDA haya padecido este trastorno. El Dr. Wank refiere que los padres deben estar conscientes de su propia conducta porque muchas veces los padres que tienen trastorno por déficit de atención con hiperactividad no son muy pacientes, y ¿si tú como padre no eres paciente, cómo puedes esperar que tu hijo lo sea?

En casos específicos, es necesario que el niño con trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad reciba medicamentos que contribuyan a regular su funcionamiento neuronal. Pero estos deben siempre tomarse bajo la supervisión del médico con especialidad en paidopsiquiatría o neurología pediátrica.

Deja un comentario