Trastorno de identidad de género

La intersexualidad es una condición poco común, un individuo presenta discrepancia entre su sexo cromosómico y sus genitales, presentando características de hombre y mujere, en grados variables

El trastorno de identidad de género, es un conflicto entre el sexo físico real y el sexo con el que la persona se identifica. Por ejemplo, una persona identificada como varón puede realmente sentirse y actuar como una mujer.

Las personas con problemas de identidad de género pueden actuar y presentarse como miembros del sexo opuesto. El trastorno generalmente afecta: la elección de los compañeros sexuales, los amaneramientos, comportamiento y vestuario, la autoestima.

La constante de este trastorno es que continúe en el tiempo para considerarse un trastorno de identidad de género. Las personas que nacen con genitales ambiguos, pueden tener inquietudes acerca de su sexo y desarrollar un trastorno de identidad de género.

No se conoce la causa de este trastorno, pero las hormonas en el útero, los genes y los factores sociales y ambientales pueden intervenir, el trastorno puede presentarse en niños o en adultos.

Los síntomas pueden ser los siguientes:

En niños: Tienen desagrado por sus propios genitales, son rechazados por sus compañeros y se sienten aislados, creen que ellos crecerán y llegarán a ser del sexo opuesto, sufren depresión o ansiedad, dicen que desean pertenecer al sexo opuesto.
Adultos: Se visten como si fueran del sexo opuesto, se sienten aislados, sufren depresión o ansiedad, desean vivir como una persona del sexo opuesto, desean deshacerse de sus propios genitales
 

La sensación de estar en el cuerpo del sexo o género “equivocado” debe durar al menos dos años para hacer el diagnóstico. La historia clínica y una evaluación psiquiátrica pueden confirmar el deseo constante de la persona de pertenecer al sexo opuesto. La elección del compañero puede ser del mismo sexo o del sexo opuesto.

Para tratar ete trastorno se recomienda terapia individual y familiar para los niños con el fin de crear un ambiente de apoyo en casa y en el colegio. Igualmente se recomienda terapia individual y, de ser apropiado, terapia de pareja para los adultos. El cambio de sexo mediante la cirugía y la hormonoterapia son una opción, pero los problemas de identidad pueden continuar después de este tratamiento.

El diagnóstico y tratamiento de este trastorno pueden reducir las probabilidades de depresión, angustia emocional y suicidio.

Deja un comentario