Reactivan el uso del condón femenino

El condón femenino puede protegerla del embarazo y de las enfermedades de transmisión sexual sin depender del condón masculino


Cuando el condón femenino apareció en el mercado hace casi 20 años fue un fracaso, aunque nunca desapareció por completo, actualmente varias empresas han vuelto a la carga con nuevos productos.

Su nombre formal fue CF1, y fue objeto de bromas y apodos como bolsa de plástico o globo de aire caliente, el CF1 tenía alguna falla de diseño, estaba hecho de poliuretano, era un poco ruidoso durante el sexo.

El sucesor del condón femenino CF1, es el CF2, hecho de un látex sintético que no ruge, es mucho más exitoso de lo que se imagina el mundo desarrollado. Está disponible en 138 países, y desde 2007 las ventas se han triplicado. La Female Helth Company ha tenido ganancias por ocho años.

La gran mayoría de las ventas son para cuatro clientes: la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, la ONU y los ministerios de salud en Brasil y Sudáfrica. Tanto donantes como autoridades de salud pública están entusiasmados con todo lo que le dé a las mujeres una ventaja en lo que llaman la “negociación del condón” con hombres.

Los preservativos femeninos tienen otras ventajas. Se puede introducir horas antes del sexo, lo que significa que no hay distracciones en el momento crucial y no necesita ser retirado inmediatamente después, para las mujeres, es una mejor protección para enfermedades de transmisión sexual, debido a que la vulva está parcialmente cubierta por un aro exterior que mantiene el dispositivo en su lugar.
Una encuesta realizada en 2011 determinó que el 86% de las mujeres estaban interesadas en volver a utilizar el método y que el 95% se lo recomendaría a una amiga.

Muchos informaron que los condones de mujeres aumentan el placer sexual, señala Saskia Husken, del Programa Conjunto para el Acceso Universal del Condón Femenino. Para los hombres, estos preservativos son menos ajustados que la alternativa masculina. Mientras que para las mujeres, el gran aro del condón, que permanece fuera de la vagina, también puede ser estimulante.

En África, la oferta gratuita de preservativos vaginales en las clínicas, ha creado una tendencia de moda. Las mujeres retiran el aro exterior y lo utilizan como brazaletes.

El equipo de demostradores utiliza un maniquí para explicar cómo se inserta el condón y lo comparan con el proceso de aprendizaje de un nuevo teléfono, desconcertante al principio, pero después es una cuestión de instinto.

En la mayoría de los países desarrollados todavía hay que superar un problema de imagen de hace 20 años, el problema está en que cuando abres el paquete ya está estirado, no es como los condones de hombres que vienen en estos paquetes pequeños listos para desenrollar, de hecho, tienen el mismo largo que los preservativos de hombres. Si lo compara, no son tan diferentes.

Han pasado 20 años y el condón femenino no tiene el éxito que la opción masculina, todavía representa sólo el 0,19% del consumo global de preservativos.

Deja un comentario