Nueva terapia con láser mejora el melasma

El melasma es un trastorno cutáneo, las mujeres jóvenes con tonos de piel canela están en mayor riesgo

Un estudio a cargo del Dr. Thierry Passeron, del Hospital Universitario de Niza, en Francia, sugiere que los pacientes con piel blanca que padecen melasma tendrían menos reapariciones del trastorno si utilizan un tratamiento que combina una crema blanqueadora con láser pulsado de tintura.

El tratamiento habitual incluye el uso de una sola crema, que contiene “el trío de Kligman”: hidroquinona, retinoides topicales y esteroides.

Las 17 pacientes que participaron del estudio se aplicaron la crema Tri-Luma (Galderma Laboratories) en toda la cara y se les administró la terapia láser en un solo lado de la cara elegido al azar.

Sin importar el tipo de piel, el lado tratado con la combinación terapéutica mejoró mucho más que el otro. Los beneficios se mantuvieron hasta el verano siguiente, excepto en las mujeres con la piel más oscura. Al tratar los vasos sanguíneos con el láser pulsado de tintura, se logro una mayor efectividad de la crema blanqueadora y una reducción significativa de las recaídas, comenta el Dr. Passeron.

El equipo del Dr.  Passeron publica los resultados en Archives of Dermatology.

El melasma es un trastorno común, aunque su prevalencia no está adecuadamente registrada. Más del 90 % de los pacientes son mujeres y afecta mucho más a las asiáticas que a las latinoamericanas, según indica el Dr. Passeron.

Es un aumento crónico de la pigmentación cutánea, principalmente cosmética, aunque la zona afectada también puede perder elasticidad e hipervascularizarse. Quienes lo padecen deben utilizar protectores solares potentes.

Las participantes del nuevo estudio tenían distintos tipos de piel: 11 tenían los fototipos II y III, y seis presentaban el fototipo IV. Se les indicó aplicarse la crema blanqueadora una vez por día durante cuatro meses; después del primer mes, recibieron tres sesiones de la terapia con láser cada tres semanas.

Cada sesión con láser incluyó dos pasadas: una para tratar la pigmentación y otra, los vasos.

En el grupo con los fototipos II o III, la gravedad del melasma en una escala de 6 puntos bajó de 5,36 a 1,72 en el lado de la cara tratado con la combinación terapéutica. Sólo con la crema, la mejoría fue de apenas 2,29 puntos).

En este grupo, las zonas tratadas sólo con la crema habían comenzado a tener una recaída después del verano, no así las áreas tratadas con el láser, que mantuvieron la mejoría (2,25 puntos)

La mejoría con el láser fue apenas leve en las mujeres con un fototipo IV de piel. Y tres de las seis mujeres con ese tipo de piel desarrollaron hiperpigmentación postinflamatoria, quizás como una respuesta  para tratar la melanina.

Los autores consideran que los próximos estudios no deberían incluir el tratamiento láser de la melanina, sino tratar de reforzar la despigmentación, pues sospechan que tratar los vasos con el láser reduce la estimulación de los melanocitos y las recaídas.

Fuente: Archives of Dermatology

Deja un comentario