Meralgia parestésica

La meralgia parestésica es más común en mujeres obesas, en mujeres que usan ropa ajustada y en hombres con sobrepeso que usan ropa ajustada en la cintura

La Meralgia parestésica consiste en una sensación de adormecimiento, parestesias y dolor en el área de distribución del nervio.

En general, hay hiperestesia o disestesia en el área correspondiente, y a veces zonas de anestesia. No existen trastornos motores, ni alteraciones de los reflejos osteotendinosos. Los síntomas pueden empeorar si el paciente se mantiene de pie o camina durante periodos prolongados, aunque, en ocasiones, cuando es obeso, estar sentado mucho tiempo es la que mayor dolor ocasiona. Los factores que contribuyen a este cuadro son el embarazo, la obesidad y la diabetes mellitus. Excepcionalmente la meralgia puede ser bilateral.

La merálgia parestésica es una disfunción del nervio femorocutáneo, que nace de las vertebras L2 y L3, también llamado nervio cutáneo femoral lateral. El nervio sigue un trayecto oblicuo hacia la espina iliaca anterosuperior y luego pasa en la profundidad del ligamento inguinal hacia el muslo, incidiéndose en los ramos anterior y posterior. Los ramos anteriores emergen a la superficie en un punto situado aproximadamente 10 cm distal al ligamento inguinal e inervan la piel de las porciones lateral y anterior del muslo. El ramo posterior se dirige hacia atrás, a través de las caras lateral y posterior del muslo, para inervar la piel desde le plano del trocánter mayor hasta el centro de la zona justo proximal a la rodilla.

Está sujeto a atrapamiento, sobre todo cuando atraviesa el “ligamento inguinal” a nivel de su origen en la espina iliaca anterior. Además, puede ser lesionado por traumatismos cerrados o heridas penetrantes del muslo. Como consecuencia, se desarrolla una neuralgia del femorocutáneo o “meralgia parestésica”.

Los signos son:  Dolor en la cara externa del muslo, ocasionalmente se extiende hasta el lado exterior de la rodilla, suele ser constante.
Una ardiente sensación, hormigueo o entumecimiento en la misma zona
Dolor como picaduras de abeja múltiples en la zona afectada
Ocasionalmente, dolor en la zona de la ingle o dolor en las nalgas. Hiper sensibilidad al calor (el agua caliente de ducha siente como si quemara la zona).

Deja un comentario