Los tumores mamarios muy pequeños podrían ser muy agresivos

Muchos cánceres de mama son sensibles a las hormonas estrógenos, lo cual significa que el estrógeno hace que el tumor canceroso mamario crezca

Los tumores mamarios muy pequeños que comprometen gran parte de los nódulos linfáticos serían biológicamente más agresivos que los tumores más grandes con el mismo compromiso linfático.

Un estudio reciente a cargo de la Dra. Rinaa Punglia, del Instituto del Cáncer Dana-Farber, en Boston, se suma a la literatura que afirma que la biología del tumor sería un vaticinador de mortalidad más significativo que otras mediciones, como el tamaño tumoral. La Dra. Punglia, indicó que las mujeres con tumores muy pequeños y un compromiso significativo de los nódulos linfáticos deben recibir tratamiento agresivo.

El equipo de la Dra. Punglia halló que las pacientes con tumores muy pequeños y con por lo menos cuatro nódulos linfáticos positivos tenían mucho más riesgo de morir por cáncer mamario que las mujeres con tumores más grandes y la misma cantidad de nódulos comprometidos.

Con datos del registro SEER (Surveillance, Epidemiology and End Results), el equipo identificó a 50.949 mujeres diagnosticadas entre 1990 y el 2002 con cáncer mamario invasivo T1 y T2 sin metástasis y tratadas con cirugía y disección del nódulo linfático axilar.

Durante 99 meses de seguimiento, 6.997 (el 13,7 por ciento) murieron por cáncer de pecho.

Entre las mujeres con cuatro o más nódulos linfáticos positivos (N2), las que tenían los tumores más pequeños (T1a) tuvieron una mayor mortalidad por cáncer mamario que aquellas con tumores más grandes (T1b).

Esa relación tamaño-mortalidad no se observa en mujeres con menor compromiso linfático.

En las pacientes con (tumores) receptores de estrógeno (RE) negativo más pequeños y gran compromiso linfático (T1aN2+) también aumentó el riesgo de morir por la enfermedad, comparado con el grupo con T1bN2+ RE negativo. Esta diferencia no se observó en las pacientes con (tumores) RE positivo.

Investigadores del Centro del Cáncer Memorial Sloan-Kettering opinan que el estudio sugiere que la biología le gana a la anatomía.

El estudio revela también la disminución de la mortalidad por cáncer en el tiempo. La proximidad del año del diagnóstico fue un vaticinador independiente de una reducción del riesgo de morir por cáncer de mama.

La investigación respalda también el pronóstico “excelente” en pacientes con tumores pequeños sin compromiso linfático, que poseen una supervivencia a ocho años del 93,3 por ciento.


Fuente: Journal of Clinical Oncology

Deja un comentario