Las grasas de la dieta parecen afectar la calidad del esperma

El patrón dietético del padre futuro afecta la composición del esperma que aportará la mitad de los genes al futuro hijo(a)

Los hombres que comen alimentos que contienen muchas grasas saturadas (como las hamburguesas y las papas fritas) y monoinsaturadas podrían estar dañando su esperma, sugiere un estudio reciente de investigadores de la Harvard.

Los hombres que consumen muchos de estos tipos de grasa podrían estar produciendo espermatozoides en menor cantidad y menos activos.

Al contrario, los hombres que consumen alimentos que contienen grasas poliinsaturadas más sanas, como los ácidos grasos omega 3 y omega 6 (pescado, granos integrales) podrían estar produciendo esperma más sano, sugirió el estudio.

Se observan relaciones significativas entre la grasa de la dieta y la calidad del semen, aseguró la investigadora, la Dra. Jill Attaman, profesora de obstetricia, ginecología y biología de la reproducción, esto  muestra una asociación entre factores modificables del estilo de vida, en específico la nutrición, y el potencial de fertilidad masculina”.

Las grasas poliinsaturadas son componentes importantes de las membranas celulares del esperma, y podrían influenciar en la capacidad del semen de fertilizar un óvulo, explicó, ya que también estimulan la producción de hormonas.

Los resultados del estudiose presentaron en la reunión anual de la American Society for Reproductive Medicine en Denver.

Los hombres respondieron a preguntas sobre sus dietas y los tipos de grasas que comían, se midió los niveles de ácidos grasos en el esperma y el semen de varios hombres.

Los investigadores encontraron que los hombres que tenían la mayor ingesta de grasa saturada tenían 41 por ciento menos esperma que los hombres que comían la menor cantidad de grasa saturada. Y los hombres con la mayor ingesta de grasa monoinsaturada tenían 465 menos esperma, frente a los hombres que consumen menos  grasa monoinsaturada, mientras que  los hombres que consumían más grasas poliinsaturadas omega 6 tenían una mayor movilidad espermática, y una mayor ingesta de grasas poliinsaturadas omega 3 se relacionó con una mejor forma y tamaño del esperma (morfología).

La grasa saturada es la principal fuente dietética del colesterol alto en la sangre, y se puede encontrar sobre todo en alimentos de origen animal como la carne de res, la ternera, el cordero, la leche y el queso, así como en algunas plantas. Las grasas monoinsaturadas se encuentran en aceites vegetales como el de oliva, el de canola, el de cacahuate, el de girasol y el de sésamo. Según la American Heart Association, otras importantes fuentes incluyen el aguacate, la mantequilla de cacahuate, y muchos frutos secos y semillas.

Las grasas poliinsaturadas se encuentran en el pescado, los granos integrales y algunas semillas y frutos secos.

En general, el estudio plantea la provocadora sugerencia de que no sólo es verdad que somos lo que comemos, sino que comenzamos a serlo incluso antes de ser concebidos, e El patrón dietético del padre futuro afecta la composición del esperma que aportará la mitad de los genes al futuro hijo. Esta es otra importante razón de elegir los alimentos con más cuidado”.


Deja un comentario