La dieta rica en colina mejora la memoria

El consumo recomendado de colina es 425 mg por día en mujeres y 550 mg en hombres.

Un estudio a cargo de la Dra.  Rhoda Au, de la Escuela de Medicina de la Boston University, en EUA, sugiere que las personas con una dieta rica en colina tendrían un mejor rendimiento en los test de memoria y serían menos propensas a tener cambios cerebrales asociados con la demencia.

La investigación sólo señala una correlación entre la memoria y la colina, un nutriente que se encuentra en alimentos como los pescados de agua salada, los huevos, el hígado, el pollo, la leche y ciertas legumbres, como la soya.

La alimentación influye en la forma que envejece el cerebro, comenta la Dra. Rhoda Au.

El equipo de la Dra. Au analizó información de un estudio sobre salud cardiovascular en casi 1.400 adultos de entre 36 y 83 años, que respondieron sobre su alimentación entre 1998 y el 2001.

Luego, se les hicieron test de memoria y otras habilidades cognitivas, y se tomaron imágenes del cerebro mediante resonancia magnética.

En general, los hombres y las mujeres que más colina consumían (en el cuarto superior de una escala) rindieron mejor en las pruebas de memoria que quienes ingerían menos colina (cuarto inferior).

La autora destaca que los resultados sugieren que las personas con bajo consumo de colina serían más propensas a estar en camino al deterioro mental que aquellas que más la consumen.

Aun tras considerar factores como la educación y el consumo de calorías, grasas y vitaminas, como la B6 y B12, la colina se mantuvo asociada con el alto rendimiento en los test cognitivos.

Los participantes que más colina consumían al inicio del estudio eran menos propensos a tener áreas cerebrales con hiperintensidad en la sustancia blanca en las imágenes por resonancia magnética. Esas zonas son un indicio de enfermedad vascular en el cerebro, es decir, de mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular o de desarrollar demencia.

Hay un motivo para pensar que la clave está en la colina: el nutriente es un precursor de la sustancia química cerebral llamada acetilcolina, que influye en la memoria y otras funciones cognitivas. Un bajo nivel de acetilcolina está asociado con la enfermedad de Alzheimer.

La Dra. Au considera que se necesitan más estudios sobre seres humanos para respaldar estos resultados. En tanto, para cuidar la salud cerebral hay que prestar atención al estilo de vida, que debe incluir una alimentación saludable, ejercicio regular y no fumar.

Fuente: American Journal of Clinical Nutrition

Deja un comentario