Embarazo abdominal o Ectópico

Un Embarazo Ectópico es una gestación anormal que ocurre fuera del útero.

Un Embarazo Ectópico, se presenta en uno de cada 40 a 100 embarazos,  se trata de una gestación anormal que ocurre fuera del útero, ya sea en las trompas de falopio, que es muy frecuente o bien en el ovario, el canal cervical o en la cavidad pélvica o abdominal.
El ovario libera un óvulo que es succionado por una de las trompas de Falopio, donde es impulsado por diminutos cilios similares a pelos hasta que, después de varios días llega al útero. Por lo regular, la fecundación del óvulo se efectúa en la trompa de Falopio, pero la implantación tiene lugar en el útero. Sin embargo, si la trompa se obstruye, y el ovulo fecundado queda atascado en ese lugar,  entonces se produce un embarazo ectópico.

Es muy común que cuando se presenta un embarazo éctopico,  y  no se ha realizado un ultrasonido que lo detecte desde el primer mes de embarazo, la mujer se dé cuenta y después de un mes y medio o dos de gestación se manifiesta a través de: Dolor Intenso, hemorragia vaginal anormal (por lo general con manchas), amenorrea (ausencia del período menstrual), sensibilidad en las mamas, lumbago, cólico leve en un lado de la pelvis, náuseas, dolor en la parte inferior del abdomen o en la pelvis

Si el área del embarazo anormal presenta ruptura y sangra, los síntomas pueden empeorar. Éstos pueden abarcar: Sensación de mareo o mareos reales, dolor referido al área del hombro, dolor agudo, súbito e intenso en el área inferior del abdomen, el sangrado interno debido a una ruptura puede llevar a que se presente un shock.

Esta situación está considerada como una emergencia médica y la paciente debe ser trasladada a un centro de urgencias donde debe recibir atención inmediata.

Este tipo de embarazo es causado frecuentemente por una afección que obstruye o retarda el paso de un óvulo fecundado a través de las trompas de Falopio hacia el útero, posiblemente causado por una obstrucción física en la trompa.

La mayoría de los casos son el resultado de una cicatrización provocada por una infección previa en las trompas de Falopio, cirugía de las mismas o embarazo ectópico previo. En el 50% de los embarazos ectópicos, se manifiesta una inflamación de las trompas conocido como salpingitis, o bien antecedentes de la enfermedad inflamatoria pélvica.

Algunos embarazos ectópicos pueden deberse a defectos congénitos en las trompas de Falopio, endometriosis, complicaciones de una ruptura del apéndice o cicatrización causada por una cirugía pélvica previa.

En ocasiones, una mujer puede quedar embarazada después de practicarse una ligadura de trompas, y el riesgo de presentar un embarazo ectópico, aumenta significativamente.

El hecho de tomar hormonas, específicamente estrógenos y progesterona (como las que se encuentran en las pastillas anticonceptivas), puede hacer más lento el movimiento normal del óvulo fecundado a través de las trompas de Falopio y llevar a un embarazo ectópico.

Las mujeres que se someten a fecundación in vitro o que utilizan un dispositivo intrauterino “DIU” con progesterona también tienen mayor riesgo de embarazo ectópico.

La “píldora del día siguiente” (anticonceptivo de emergencia) ha sido relacionada con varios casos de embarazo ectópico.

Lo ideal es realizarse un ultrasonido, si sabe que se encuentra embarazada, es decir, desde el primer mes de gestación y continuar el estudio, al menos una vez cada mes, a través de este estudio puede observarse si el útero se encuentra vacio, así como el estado de las trompas.

Los exámenes que se pueden hacer son:
Culdocentesis para verificar si hay sangre en el área pélvica o abdominal
Hematocrito (que puede ser normal o alto)
Conteo de leucocitos (puede estar normal o alto)
Se puede necesitar una laparoscopia, una laparotomía o una dilatación y legrado para confirmar el diagnóstico.
Un embarazo ectópico puede afectar los resultados de un examen de progesterona en suero.

La complicación más común es la ruptura de la trompa, donde esta creciendo el óvulo fecundado, se manifiesta a través de un sangrado interno que lleva a que se presente shock, debido al alto grado del dolor. Cabe mencionar, que rara vez se presenta la muerte por esta causa, pero aún así está considerada como una emergencia médica y debe atenderse  de inmediato.

Los embarazos ectópicos deben tratarse ineludiblemente a través de un legrado, y nunca puede continuar a término o nacimiento, por lo que el legrado es necesario para salvar la vida de la madre, de cualquier manera, el óvulo fecundado no puede continuar su desarrollo porque tarde o temprano se reventará, ya que las trompas de falopio no pueden sostenerlo.

El tratamiento para el shock puede ser mantener a la mujer con el cuerpo caliente, elevar sus piernas y administrarle oxígeno. También se pueden necesitar líquidos por vía intravenosa y una transfusión sanguínea.

Si hay una ruptura, se lleva a cabo una cirugía (laparotomía) para detener la pérdida de sangre. Esta cirugía también se hace para confirmar el diagnóstico de embarazo ectópico, remover el embarazo anormal y reparar cualquier daño a los tejidos. En algunos casos, puede ser necesaria la extracción de la trompa de Falopio.

Una minilaparotomía y una laparoscopia son los tratamientos quirúrgicos más comunes en los casos de embarazo ectópico en que no se haya presentado ruptura. En los casos en donde el médico no crea que se vaya a presentar ruptura, se le puede administrar a la mujer un medicamento llamado metotrexato y vigilarla. Igualmente, se pueden realizar exámenes de sangre y pruebas de función hepática.

Deja un comentario