El equilibrio espiritual que proporciona el yoga puede mejorar la salud

El yoga se refiere a las tradicionales disciplinas físicas y mentales que se originaron en la India, se asocia con prácticas de meditación, relajación y enfrentar el dolor

Las personas han practicado yoga por milenios para mejorar su fortaleza, serenidad y bienestar, y sus raíces en la antigua filosofía india han conservado la disciplina en el campo de la medicina alternativa.

Sin embargo, se está acumulando una creciente evidencia de que el equilibrio espiritual creado por el yoga ofrece beneficios comprobados de salud.

La investigación ha encontrado que el yoga puede ayudar a las personas que se enfrentan a problemas de salud tan diversos como dolor de espalda, dolores de cabeza crónicos, insomnio, obesidad, dolores de cuello, malestar estomacal, ansiedad, depresión e hipertensión, señala  Sat Bir Singh Khalsa, profesor asistente de medicina de la Facultad de Medicina de la Harvard y neurocientífico asociado de la División de Medicina del Sueño del Hospital Brigham de Boston.

Los beneficios para la salud se derivan sobre todo del enfoque del yoga sobre la conexión entre mente y cuerpo.

La mejor evidencia realmente muestra que el yoga es bueno para reducir el estrés y ayudar a la gente a enfrentar el estrés que tiene. Mejora la gestión del estrés tanto psicológica como fisiológicamente

Según los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU., una práctica adecuada del yoga combina:

Posturas físicas hacia las cuales los participantes fluyen, y luego sostienen, antes de proceder a la siguiente postura.

Un enfoque en técnicas de respiración que hace que los participantes sean más conscientes de sus cuerpos.

Meditación y relajación profundas, lo que permite a los participantes enfocarse en su espiritualidad.

Para obtener los mejores resultados para la salud y bienestar, todos esos elementos deben combinarse, señaló Karen Sherman, profesora afiliada de epidemiología del Centro de Estudios de Salud de la Facultad de salud pública de la Universidad de Washington. Los elementos están entrelazados.  Por ejemplo, las posturas físicas pueden ayudar a las personas a hacerse más fuertes y flexibles, pero una práctica de yoga que se enfoca exclusivamente en las posturas no es fiel al propósito original. Se pretendía que las posturas fortalecieran el cuerpo lo suficiente como para sentarse a meditar durante horas, para respaldar las aspiraciones espirituales.

El yoga puede ayudar a la gente a manejar los dolores corporales, al hacerlas más fuertes, mostrarles cómo moverse de forma menos dolorosa y mejorar la capacidad de enfrentarse al dolor y relajarse.

Se ha demostrado que la relajación, la meditación y la respiración del yoga mejoran la sensación de bienestar de una persona, y puede ser un buen tratamiento para la ansiedad y la depresión.

El yoga puede también ayudar a fortalecer el sistema inmunitario al reducir el estrés, ya que cuando se reduce el estrés, el cuerpo se vuelve más sano, cuando el cuerpo está sano, puede usar mejor sus propias defensas.

La investigación de Khalsa también ha mostrado que el yoga puede ser muy útil para personas que se someten a un tratamiento para el cáncer, ya que están tan estresados pues se trata de una enfermedad que amenaza la vida y porque todo lo relacionado con el cáncer es estresante, pero aliviar ese estrés con yoga puede mejorar la calidad de vida y ayudar a la persona a manejar los rigores de la quimioterapia y la radioterapia.

También se ha mostrado que el enfoque en la conciencia del cuerpo ayuda a las personas a combatir la obesidad. Los investigadores del Centro de Investigación Oncológica Fred Hutchinson, con sede en Seattle, encontraron que las personas que practican yoga pueden manejar mejor su peso corporal y tienen un índice de masa corporal más bajo que las que no lo hacen.

Pero el yoga no ha resultado una cura para todo. Khalsa comenta que algunas afirmaciones de salud sobre el yoga aún no han sido confirmadas por investigación médica, sobre todo la afirmación de que el yoga puede ayudar a mejorar la función de órganos específicos, como el páncreas o el hígado.

Las personas interesadas en mejorar su salud con yoga necesitan encontrar un maestro experimentado que combine los tres principales elementos del yoga,

Hay que aprender a sintonizarse con el cuerpo. El yoga es movimiento consciente. Es una habilidad que muchos tenemos que desarrollar. Tenga cuidado de los maestros que se enfocan en las posturas sin enfatizar la respiración y la meditación, sobre todo si presionan a los estudiantes para que hagan posturas extremas. El yoga puede causar lesiones si la gente se extralimita, y esas contorsiones tienen poco que ver con la relación entre mente y cuerpo que los estudiantes de yoga intentan conseguir. Los expertos señalan que por ese motivo tal vez sea mejor que la gente comience a practicar yoga en un estudio tradicional de yoga, en lugar de en un gimnasio o club de salud.

Si practicar posturas extremas y poder doblarse hasta formar un ocho fueran señales de un buen yogui, la gente del Circo Barnum & Bailey serían los mejores yoguis del mundo

Deja un comentario