Dispositivo de rastreo ocular para detectar un accidente cerebrovascular

Un accidente cerebrovascular sucede cuando el flujo de sangre a una parte del cerebro se detiene

Un nuevo estudio realizado por el Dr. David Newman-Toker profesor de neurología y otorrinolaringología del Hospital Johns Hopkins, en Baltimore EUA, halló que podía diferenciar entre el vértigo y el ACV con una precisión total.

 La clave para diagnosticar correctamente entre un caso de mareo que sea solo un vértigo o un accidente cerebrovascular (ACV) potencialmente letal podría ser sorprendentemente sencilla: un par de gafas que miden el movimiento ocular en la misma cama del paciente en incluso apenas un minuto.

Este es el primer estudio en demostrar que se puede discriminar con precisión entre un ACV y lo que no lo es usando este dispositivo, asegura el Dr. Newman-Toker.

Cada año, unos 100,000 ACV se diagnostican erróneamente, lo que resultan en unas 20,000 a 30,000 muertes o discapacidades físicas y del habla graves, señalan los investigadores.

Al igual que con los ataques cardiacos, la clave de tratar los ACV y salvar potencialmente la vida de la persona es la rapidez, las imágenes de resonancia magnética (IRM), el estándar actual de excelencia para la evaluación del accidente cerebrovascular, puede tardar hasta 6 horas.

A veces, las personas ni siquiera llegan a hacerse una imagen de resonancia magnética y las envían a casa con un primer mini ACV que precede a un segundo ACV que resulta devastador.

Una limitación es que el dispositivo aún no ha sido aprobado en EUA, para el diagnóstico del ACV. La Administración de Drogas y Alimentos (FDA)  solo dio su aprobación recientemente para su uso en la evaluación del equilibrio. Ha estado disponible en Europa con ese propósito durante un año.

El dispositivo, conocido como máquina de video-oculografía, es una modificación de una “prueba de impulso cefálico que se usa con regularidad en las personas con mareo crónico y otros trastornos del equilibrio del oído interno.

Realizar la prueba es fácil, el paciente usa un par de gafas conectadas a una cámara web y a un software especial, y se le pide que se enfoque en un punto de la pared mientras el médico mueve la cabeza del paciente de un lado a otro, normalmente, el sistema de equilibrio en los oídos mantiene los ojos estables mientras la cabeza se mueve, explica el Dr. Newman-Toker.

En las personas con vértigo, la prueba casi siempre es anómala, pero aunque los pacientes de ACV tienen los mismos síntomas de mareo, no tienen esa disfunción.

En este pequeño estudio de “prueba de concepto”, la prueba tuvo una precisión del 100% en comparación con la prueba de imágenes de resonancia magnética , diferenciando entre seis personas con ACV y seis personas sin ACV.

La empresa GN Otometrics, que fabrica el dispositivo, facilitó los aparatos para el estudio, la investigación fue financiada por los Institutos Nacionales de Salud de EUA y varias organizaciones de salud suizas.

Fuente: Johns Hopkins Hospital

Deja un comentario