Asocian depresión en el embarazo con parto prematuro

Los cambios hormonales pueden hacer que te sientas angustiada y más ansiosa de lo normal, la ansiedad o la angustia son condiciones que se deben tratar durante el embarazo

Un equipo médico dirigido por el Dr.  Richard K. Silver, del Sistema de Salud de NorthShore University y de University of Chicago, Illinois., halló entre más de 14.000 embarazadas que aquellas con signos de depresión clínica tuvieron más partos prematuros antes de la semana gestacional 37 que el resto (14 vs 10%).

Tras considerar otros factores, como la raza y la edad de la madre, los autores observaron que la depresión se mantenía asociada con el riesgo de que se adelantara el parto,  existen otras variables que el equipo no pudo determinar, como el tabaquismo y el consumo de alcohol durante el embarazo o el peso materno previo a la concepción.

Los resultados coinciden con estudios previos sobre la relación entre la depresión prenatal y el parto prematuro, y con la depresión como una fuente clave de estrés materno, la relación con el parto prematuro también sería “biológicamente viable”.

Los resultados surgen de más de 14.000 mujeres que habían sido evaluadas entre el 2003 y el 2011 para detectar signos de depresión prenatal. El 9%  obtuvo un resultado positivo, quellas mujeres fueron derivadas para una evaluación completa, esas participantes tuvieron una tasa más alta de parto prematuro.

Tras considerar otros factores (la edad, la raza y los partos prematuros previos de las mujeres), el equipo observó que aún así las mujeres con síntomas depresivos eran un 30%  más propensas a dar a luz antes de tiempo que las participantes sin esos síntomas..

Las embarazadas con depresión deben aprender cuáles son los signos de alarma potenciales del trabajo de parto prematuro: la sensación de presión en la pelvis como si el bebé estuviera descendiendo; sangrado vaginal, y calambres o contracciones cada 10 minutos o menos.

En algunos casos, se pueden administrar fármacos para detener el trabajo de parto prematuro o, por lo menos, demorar el parto.

En cuanto al tratamiento de la depresión, las mujeres que no desean tomar medicamentos durante el embarazo pueden optar por la psicoterapia o los grupos de apoyo.

Fuente: American Journal of Obstetrics & Gynecology

Deja un comentario