Afección cutánea que da aspecto de “piel de gallina”

La queratosis pilar es una afección cutánea común en la cual la queratina forma tapones duros dentro de los folículos pilosos

La queratosis pilaris o piel de gallina como se conoce popularmente, es una condición genética folicular de la piel muy común en la cual se presentan granos o diminutas protuberancias ásperas.
Normalmente aparece en la parte de atrás de los brazos, piernas, pecho y glúteos. Es comúnmente confundida y tratada como acné. Esta condición de la piel puede aparecer en cualquier etapa de la vida, pero es más común en la adolescencia. Muchas mujeres también manifiestan la condición después de un parto.

El exceso de queratina se acumula en los folículos pilosos formando granos o mini protuberancias en la piel. En algunos casos cuando la acumulación es abundante, las protuberancias se irritan en exceso, provocando que la piel adquiera un tono rojizo.

Una variante de la condición aparece en la cara formando manchas rojas y pequeños granitos, por lo cual en muchos casos es diagnosticada como rosácea. La queratosis pilaris es una condición totalmente benigna, sin embargo, por la afectación cosmética que produce es motivo de preocupación para el paciente y por tanto un motivo de consulta frecuente. No existe un tratamiento definitivo para esta condición pero hay recomendaciones y diferentes opciones terapeúticas que pueden resultar útiles. La aplicación de lociones o cremas emolientes que incluyan en sus componentes queratolíticos suaves como urea, ácido láctico puro o en forma de lactato de amonio, ácido salicílico, o combinaciones de los mismos mejoran mucho el aspecto de la piel.

La mejoría puede tardar semanas o meses en hacerse evidente y se espera la recurrencia al suspender el tratamiento. En general, la queratosis pilaris mejora con la edad en muchos pacientes, pero en otros casos puede persistir, con períodos de exacerbaciones y remisiones.

Deja un comentario