Los abscesos cutáneos

10 agosto, 2011
Un absceso cutáneo es una acumulación de pus y de material infectado dentro o sobre la piel.

Los abscesos cutáneos son muy comunes y se forman cuando una infección localizada provoca la acumulación de pus y de material infectado en la piel. Se pueden presentar después de una infección bacteriana, normalmente producida por estafilococo. Los abscesos se pueden desarrollar después de una herida o lesión menor o como resultado de una complicación de foliculitis o por la presencia de forúnculos. Los abscesos cutáneos pueden aparecer en cualquier lugar del cuerpo y afectar a personas de todas las edades.

Los abscesos pueden obstaculizar y afectar el funcionamiento de tejidos más profundos. La infección puede diseminarse en forma local o por todo el cuerpo y cuando se propaga al torrente sanguíneo, puede ocasionar complicaciones severas.

Los síntomas característicos son:

* Lesión cutánea
* Úlcera abierta o cerrada, nódulo abultado
* Enrojecida
* Puede presentarse drenaje de líquido
* Hinchazón localizada, endurecimiento del tejido
* Área afectada sensible y caliente
* En algunos casos, puede ocurrir fiebre o escalofrío

Los abscesos ocurren cuando se infecta un área de tejido y el sistema inmunitario del cuerpo trata de combatirlo. Los glóbulos blancos se mueven a través de las paredes de los vasos sanguíneos hasta el área de la infección y se acumulan dentro del tejido dañado. Durante este proceso, se forma el pus, que es una acumulación de líquidos, glóbulos blancos vivos y muertos, tejido muerto, al igual que bacterias u otras sustancias extrañas.

Los abscesos pueden formarse en casi cualquier parte del organismo y pueden ser causados por organismos infecciosos, parásitos y sustancias extrañas. Los abscesos en la piel son fácilmente visibles, de color rojo, elevados y dolorosos; mientras que los abscesos que se forman en otras áreas del cuerpo pueden no ser obvios, pero pueden causar daño significativo a los órganos.

Tipos específicos de abscesos:

* Absceso hepático amebiano
* Absceso anorrectal
* Absceso de Bartolino
* Absceso cerebral
* Absceso epidural
* Absceso periamigdalino
* Absceso hepático piógeno
* Absceso cutáneo
* Absceso de la médula espinal
* Absceso subcutáneo
* Absceso dental

El  médico puede hacer el diagnóstico de acuerdo con la apariencia del área afectada. Del mismo modo, un cultivo y un análisis de cualquier drenaje de la lesión pueden ayudar a identificar el organismo causal.

Las complicaciones por lo regular se presentan cuando no se aplica el tratamiento indicado de manera inmediata.

* Diseminación de la infección alrededor de la misma área
* Interferencia en la función de los tejidos cercanos
* Gangrena (muerte tisular)
* Diseminación de la infección a través del flujo sanguíneo, que ocasiona:
* Endocarditis
* Osteomielitis
* Aparición de abscesos nuevos múltiples
* Formación de abscesos en las articulaciones, en la pleura u otras áreas

El objetivo del tratamiento es la curación de la infección, el médico puede cortar y drenar el absceso para limpiar el área afectada y controlar la infección, se suministran antibióticos para controlar la infección.

El calor (por ejemplo, compresas tibias) puede acelerar la curación, reducir la inflamación y hacer que el área se sienta mejor. La mayoría de los abscesos cutáneos son curables si se tratan de manera adecuada y oportuna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Calcula tu Índice de Masa Corporal Calcula tu fecha estimada de parto
Índice de enfermedades
El rincon de las consultas