¿Reduce la circuncisión el placer sexual?

Una capa de piel, el prepucio, recubre el glande (la cabeza) del pene. La circuncisión es la extracción quirúrgica del prepucio. Cuando se practica, por lo general se hace al poco tiempo del nacimiento del bebé.

¿Un poco de piel hace la diferencia con respecto a su vida sexual?

Sí, de acuerdo con un estudio reciente publicado en el British Journal of Urology International. Se ha reportado que la circuncisión remueve las cinco áreas del pene más sensibles al tacto suave.

Si está circuncidado, Ian Kerner, terapista sexual y autor del libro ” She Comes First”, dice que usted necesitará más fricción para alcanzar el orgasmo, y recomienda tratar diferentes posturas, que le permitirán maximizar su estimulación. O pedirle a su pareja que ajuste sus músculos pélvicos, lo cual creará más fricción en la cabeza del pene.

Los hombres, circuncidados o no, deberían divertirse experimentando con sus parejas. Pruebe usando tanto toques suaves como firmes durante la relación sexual.

Y si todavía tiene el prepucio, saque ventaja. Contiene nervios, y si lo lleva hacia atrás una y otra vez, ello estimula el frenillo, que es una de las partes más sensibles del pene.

Lo más importante para hacer si no está circuncidado, es hacer sentir cómoda a su pareja. Muchas mujeres se sienten incómodas con el prepucio, dice Kerner; háblele y déjele saber que es un área que responde a la estimulación.

La circuncisión reduce de forma significativa el riesgo de los hombres de padecer VIH – SIDA, herpes genital y virus del papiloma humano, tres enfermedades de transmisión sexual que no tienen cura actualmente. Es el resultado de una investigación del National Institute of Allergy and Infectious Disease  y la Johns Hopkins University en EUA, cuyo líder fue el Dr.  Thomas C. Quinn.

Los científicos llegaron a esa conclusión tras llevar a cabo dos estudios clínicos con 3.393 hombres sanos de edades comprendidas entre los 15 y los 49 años. De ellos, 1.684 fueron circuncidados bajo supervisión médica al comienzo del estudio y el resto 24 meses después.

La circuncisión redujo el riesgo de contraer herpes genital casi un 25 % y el de infección por virus del papiloma humano un 35 %.

Los investigadores desconocen por qué la circuncisión reduce el riesgo de contraer ambas enfermedades y sin embargo no ofrece ningún tipo de protección contra la sífilis.

El equipo sospecha que tanto el herpes como el VPH se multiplican en las células epiteliales de la piel del pene y que el prepucio puede facilitar la llegada del virus a esas células, algo que la circuncisión dificulta.

Ahora bien, pese a destacar los beneficios de la práctica médica, hay que mencionar que la circuncisión no previene las infecciones de transmisión sexual y que para protegerse de las enfermedades venéreas es necesario ser fiel a una pareja sana o usar el preservativo antes de la penetración.



Deja un comentario