Etiquetagrasa abdominal es la más difícil de reducir