Etiquetaesporádica y la ELA que ataca al cerebro