Ocho hábitos que te hacen engordar

Los hábitos alimenticios que tenemos pueden ser erróneos, cuando queremos perder peso

¿No consigues adelgazar aunque cuidas tu alimentación y haces ejercicio? Está claro que algo estás haciendo mal. Por eso, hoy te revelamos ocho hábitos que pueden estar jugándote una mala pasada. ¡No te pierdas ni uno!

1. Cuidado con los menús. Seguro que te ha pasado que aunque te apetece comer menos y te bastaría con un plato, o no tomarías postre, a la hora de comer fuera has elegido el menú del día. ¡Gran error! Los menús generalmente te hacen comer más de lo que necesitas. No te dejes influir por el precio: si quieres un plato, ¡pide solo un plato!.

2. Alimentos bajos en calorías. Muchos expertos en nutrición recomiendan huir de los alimentos light o bajos en grasas. ¿Por qué? Por lo general este tipo de alimentos te ahorran unas cuantas calorías, ya que sustituyen las grasas por hidratos de carbono de bajo rendimiento que el organismo metaboliza enseguida. Resultado: enseguida vuelves a tener hambre. ¡Es un círculo vicioso!

3. Hacer dieta por tu cuenta. Cada uno sabe de lo suyo… así que, si quieres ponerte a régimen, acude a un nutriólogo o a un bariatra.

4. Dormir demasiado o muy poco. ¿Sabías que las personas que duermen cinco horas o menos, al igual que las que duermen más de ocho, tienden a subir de peso que quienes duermen entre seis y siete? Según los expertos, lo recomendable es dormir cada noche entre siete y ocho horas, ni más, ni menos.

5. Cuidado con los aperitivos. Cuando vas a un restaurante, antes de que te traigan la comida, intenta no caer en la trampa del pan y los aperitivos mientras haces tiempo: si lo haces, estarás consumiendo calorías de más sin darte cuenta.

6. Olvídate de los refrescos: ni cero, ni light, ni de ningún tipo. Pese al azúcar que te ahorras si eliges refrescos light o cero, el gas sigue estando ahí, y es uno de tus peores enemigos si quieres adelgazar o mantener la línea. ¡Rechaza las bebidas carbonatadas!

7. No te saltes comidas. Si crees que saltándote comidas vas a conseguir perder peso, te equivocas. Si no haces todas las comidas que debes al día, el mensaje que le estás mandando a tu cuerpo es que no debe quemar las calorías que le das de comer porque tiene que “guardarlas”, ya que no sabe cuándo le vas a dar la siguiente comida. Intenta hacer cinco comidas ligeras al día.

8. Come despacio y tranquilamente. Está demostrado que el estómago tarda cerca de 20 minutos en enviar a tu cerebro el mensaje de que ya está lleno. Si comes muy rápido, comerás más de lo que necesitas. Por eso, comer despacio y masticar bien la comida es fundamental.