Nuevo Brote de dengue en Oaxaca

El Dengue, es un padecimiento viral que se transmite a través de la picadura del mosquito Aedes aegypty.

La Secretaría de Salud de Oaxaca se mantiene en alerta ante el incremento de los casos de dengue en la entidad. Se han registrado 86 casos en las últimas semanas: 60 de dengue clásico y 26 de hemorrágico.

El Dengue, es un padecimiento viral que se transmite a través de la picadura del mosquito Aedes aegypty. Se trata de un pequeño insecto blanquinegro con rayas en el dorso y patas. Mide apróximadamente 5 milímetros. Los mosquitos que transportan el virus del dengue transmiten la enfermedad a la persona que pican.
Este mosquito habita y se reproduce en todo tipo de recipientes ya sea al sol o a la sombra, donde se acumula agua, por ejemplo: llantas, cubetas, cisternas, botellas, o recipientes abandonados.

Existen dos tipos de Dengue: El Dengue Clásico y El Dengue Hemorrágico. El dengue es ocasionado por cualquiera de los 4 serotipos existentes del virus. Generalmente cuando una persona es picada por segunda o tercera vez por un serotipo diferente, tiende a desarrollar el dengue hemorrágico.

El dengue clásico afecta principalmente a niños mayores y a adultos, y ocasionalmente llega a causar la muerte.

En contraste, el Dengue Hemorrágico, se caracteriza por producir un gran sangrado en la persona afectada, que suele agravarse con un estado de choque que en muchas ocasiones lleva a la muerte.

Algunos síntomas característicos del Dengue clásico son: Aparición brusca de fiebre alta, fuerte dolor de cabeza en el área frontal, dolor al mover los ojos, pérdida del sentido del gusto y del apetito, aparición de granitos regularmente en el área del pecho y las piernas, náuseas y vómitos.

Algunos síntomas característicos del Dengue hemorrágico son:
Los mismos síntomas de la fiebre del Dengue, aunado con: Intenso dolor estomacal, piel pálida, fría o pegajosa., hemorragias nasales, bucales o gingivales, vómitos frecuentes, con o sin sangre, insomnio, mucha sed, pulso rápido y débil, dificultad para respirar y desmayos.

El Dengue, se adquiere a través de la picadura de la hembra del mosquito Aedes aegypti infectada, que ha adquirido el virus al ingerir la sangre de una persona contagiada con el dengue. El mosquito infectado transmite entonces la enfermedad al picar a otras personas, que a su vez caen enfermas, con lo que la cadena se perpetúa.

Sin embargo, existe un periodo de transmisibilidad específico: Los enfermos infectados con el virus del dengue, suelen infectar a los mosquitos desde poco antes de terminar el período febril, durante un promedio de seis a siete días.

El mosquito se vuelve infectante ocho o doce días después de alimentarse con sangre infectada y permanece así el resto de su mes de vida.

Lo que se debe tener en cuenta es que el dengue no se transmite directamente de una persona a otra, y como no hay manera de saber si un mosquito transporta o no el virus del dengue, la gente debe tratar de evitar toda clase de picaduras y de otras enfermedades transmitidas por esos insectos.

Al comienzo, el dengue puede confundirse con tifus, fiebre amarilla u otras fiebres hemorrágicas, como la gripe o el sarampión.

Es necesario, confirmar el diagnóstico lo más pronto posible, para ello se pueden utilizar exámenes de sangre y orina.
Estos exámenes sirven para comprobar la presencia del virus del dengue.

En caso de aparecer signos de alarma como sangrado por cualquier parte, vómito incontrolable, dolor abdominal, cambios en el estado de la conciencia, piel fría o cianosis, es necesario acudir de inmediato a la unidad de servicios de emergencia más cercano a su domicilio.

El Dengue Hemorrágico puede llevar a la muerte si no se atiende oportuna y adecuadamente.

No existe un medicamento específico contra el dengue por lo que se busca aliviar los síntomas con medicamentos para la fiebre y el dolor de cuerpo, así como abundantes líquidos.

Es muy importante NO automedicarse, en especial no ingerir Ibuprofeno o Ácido acetilsalicílico, para tratar la fiebre y el dolor.

Afortunadamente, esta enfermedad se puede prevenir, llevando a cabo sencillas medidas como:
– Alimentarse equilibradamente, para tener un buen estado de salud general y fortalecer el sistema inmunológico.
– Retirar objetos que puedan contener agua estancada
– Tapar herméticamente los depósitos de agua limpia.
– Utilizar repelentes de mosquitos.
– Mantener limpio, de preferencia lavar con cloro el patio y el techo de su casa.
– Instalar mosquiteros en su casa.


Deja un comentario