Pensamiento adictivo: origen de adicción

13 octubre, 2010
Las adicciones dependen de cada individuo. Ante una misma sustancia una persona puede volverse adicta y otra no. Esto depende de lo que se denomina "pensamiento adictivo".

Las adicciones dependen de cada individuo. Ante una misma sustancia una persona puede volverse adicta y otra no. Esto depende de lo que se denomina “pensamiento adictivo”.

Probablemente el primero en hablar acerca de la distorsión del pensamiento fue Epicteto, hace aproximadamente 2,000 años: “No son los eventos que suceden los que perturban a los seres humanos, sino pa opinión o interpretación que se hace de ellos”. Es en las agrupaciones de Alcohólicos Anónimos donde se le denomina “pensamiento apestoso” o “chueco”.

En un libro de Abraham Twerski, se hace una descripción muy detallada de este fenómeno, que es una de las dimensiones a tener en cuenta tanto en el conocimiento, como en el reconocimiento y tratamiento no solo de los adictos a fármacos de abuso sino también en los mismos ámbitos para los otros significantes como denominaba Jellinek a quienes suele denominarse codependientes.

El pensamiento adictivo se caracteriza por una serie de distorsiones cognitivas que modifican la realidad tan sutilmente que fácilmente engañan a los demás y a si mismos. No existe lógica en el pensamiento del adicto pues generalmente empieza por la conclusión: ej. Necesito un trago, después elaboran cualquier argumento que lo justifique.

No evitan la causa del malestar que es el fármaco de abuso, sino que se enfocan en buscar nuevas formas de evitar las consecuencias destructivas. Cuando fallan los intentos de control o del fármaco de abuso o en el caso del codependiente los intentos por controlar la conducta del adicto, no concluyen que no pueden controlar la situación, sino que ese método no sirvió. Por lo tanto habrá de seguir esforzándose por lograr el anhelado control.

Este tipo de pensamiento está caracterizado por las obsesiones y al tratar de deshacerse de ellas solamente incrementa su intensidad. La obsesión lleva al acto compulsivo mismo que puede ser irracional, pero el impulso será irresistible pues alivia la presión. Otras características de esta forma de pensar son:
• El autoengaño, que tiene como resultante que el adicto es el
• Ultimo en darse cuenta de que tiene un problema.
Se puede entonces concluir que: “Si se cambia la manera de pensar, cambiará la manera de vivir”.

http://www.montefenix.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Calcula tu Índice de Masa Corporal Calcula tu fecha estimada de parto
Índice de enfermedades
El rincon de las consultas