Cirugía Plástica: siga estas recomendaciones si quiere salvar su vida.

Los procedimientos cosméticos están creciendo, pero un experto advierte que antes de hacerse una lipo-aspiración abdominal, un lifting facial o corregir las arrugas hay que hacer los deberes.

Los procedimientos cosméticos están creciendo, pero un experto advierte que antes de hacerse una lipo-aspiración abdominal, un lifting facial o corregir las arrugas hay que hacer los deberes.

“Hay muchas personas realizando procedimientos cosméticos; algunas son muy habilidosas y otras, no. Los consumidores son los que deben estar atentos”, dijo el doctor Jeffrey Dover, presidente electo de la Sociedad Estadounidense de Cirugía Dermatológica.

A comienzo de este mes, una noticia dio cuenta de que Tameka Foster, la esposa del cantante de R&B, Usher, sufrió un infarto durante la anestesia previa a una liposucción.

Y en noviembre del 2007, Donda West, la madre de la estrella del rap Kanye West, murió después de una reducción mamaria, una lipoaspiración abdominal y la liposucción.

La clave es consultar a un profesional con reputación, mucha experiencia “y recomendado por el médico clínico, una sociedad científica estatal o nacional, o alguien de confianza”, dijo Dover.

“Creo que se debería consultarse a un especialista que sea un dermatólogo o un cirujano plástico certificado”, añadió.
Antes de hacerse el procedimiento, Dover recomienda que los pacientes le hagan al profesional elegido ciertas preguntas, como ¿cuánto tiempo hace que se dedica a realizar este procedimiento?, ¿dónde se entrenó?, ¿qué sociedad lo certificó? y ¿cuántos de estos procedimientos realizó?

Por ejemplo, dijo Dover: “Si una persona se va a hacer un procedimiento de relleno, tiene que preguntar: ¿cuántos rellenos realizó hasta ahora? ¿Cuántos con ese mismo relleno? ¿Le molestaría si hablo antes con alguno de esos pacientes?”

“Si el profesional no responde alguna de esas preguntas o no da una buena explicación y se le pierde confianza, es momento de levantarse y salir del consultorio”, agregó Dover.

Al final, indicó, lo mejor es “ser cauteloso y prudente, hacer preguntas, verificar, dudar y asegurarse de que la confianza en el profesional sea total”.

“Un aviso en el diario o una revista no significa que el profesional sea bueno. Muchos pacientes no distinguen un artículo periodístico de un aviso publicitario”, expresó Dover.

El experto recomienda no tomar una decisión a partir del precio, ya que un procedimiento médico no es ir de compras. “Se tiene una cara y hay que tratarla con respeto. No negociaría el precio, sino la calidad”, finalizó Dover.

Deja un comentario