Alerta sobre el exceso de fósforo

12 octubre, 2010
Retrasar el envejecimiento e incluso llegar a rejuvenecer, han sido a lo largo de la historia dos de los grandes retos de la medicina.

Retrasar el envejecimiento e incluso llegar a rejuvenecer, han sido a lo largo de la historia dos de los grandes retos de la medicina. Múltiples estudios han destacado los beneficios de plantas, vitaminas y otros elementos que se encuentran de forma abundante en la naturaleza. Sobre el fósforo se ha hablado poco y fundamentalmente para destacar sus propiedades positivas en la formación de huesos y otros tejidos.

Pocas veces se ha comentado sin embargo, cómo paradójicamente el organismo humano posee un sistema muy complejo y completo (parte del cual se ha descubierto muy recientemente) para evitar que el fósforo se acumule, hecho que indicaría que su exceso resulta perjudicial.

Esta es una de las revelaciones científicas recogida con detalle en el libro ”Alteraciones del metabolismo óseo y mineral en la enfermedad renal crónica”

Entre las principales novedades científicas que refleja la publicación en la que han participado 16 investigadores de la Red de Investigación Renal, se encuentra el hecho científicamente novedoso de que el metabolismo del fósforo está íntimamente relacionado con la presencia y las funciones del gen Klotho, necesario en el riñón para que el fósforo se pueda eliminar adecuadamente por la orina. Este gen ha estado siempre asociado al envejecimiento, pues un exceso del mismo favorece la longevidad, mientras que por el contrario su déficit absoluto produce muerte prematura.

Ambos efectos se asocian específicamente a la capacidad reguladora que tiene el gen Klotho sobre el metabolismo del fósforo. Cuando a los animales de laboratorio se les priva del gen, estos desarrollan calcificaciones vasculares, osteoporosis y mueren rápidamente. Por el contrario, si a los animales se los alimenta con una dieta muy pobre en fósforo, se logra evitar el efecto de la falta de este gen y en consecuencia los animales no tienen calcificaciones vasculares ni osteoporosis y recuperan una supervivencia normal. De todo ello se desprende que el exceso de fósforo juega un papel importante como responsable de estas alteraciones y del envejecimiento precoz.

Más fósforo, más infartos y mayor mortalidad

Algunos de los estudios que investigadores presentan en el libro detallan cómo la acumulación de fósforo se asocia con una mayor mortalidad, especialmente de causa cardiovascular. Esto ocurre no sólo en pacientes que tienen insuficiencia renal crónica o que ya están en diálisis, sino también en la población general, entre los cuales la mayoría de estudios se centran en los pacientes con alteraciones cardíacas. En estos últimos se ha observado una mayor incidencia de eventos cardiovasculares como infarto e incluso una mayor mortalidad en aquellos pacientes que tienen cifras de fósforo sérico más elevadas (aunque estén dentro del rango alto de la normalidad) en comparación con los que tienen cifras inferiores de fósforo sérico.

Las investigaciones en el laboratorio son más categóricas. Los datos experimentales muestran que en animales con una reducción de la función renal moderada (equivalente a la que tiene el ser humano a partir de los 60 años), si se les alimenta con una dieta que contenga un discreto exceso de fósforo, (equivalente en el humano a una dieta rica en proteínas) desarrollan un 80% más de calcificaciones vasculares (calcio en las arterias), mayor rigidez de la aorta, menor densidad en los huesos y menor mineralización ósea (en contra de lo que popularmente se cree). Además los investigadores reportan que los animales con insuficiencia renal moderada alimentados con este exceso de fósforo tienen una supervivencia muy inferior a los que se alimentan con una dieta normal en fósforo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Calcula tu Índice de Masa Corporal Calcula tu fecha estimada de parto
Índice de enfermedades
El rincon de las consultas